Consejo para una alimentación equilibrada y buena para tu salud

como hacer dieta saludable y equilibrada

dieta equilibrada


Está demostrado que saltarse la primera comida del día no ayuda a perder peso de forma estable y duradera. El desayuno permite afrontar la jornada con energía y llegar a la hora de la comida sin ansiedad.

Recomendación de una dieta equilibrada

Tome un alimento de los siguientes grupos:
Frutas: una pieza o un zumo natural.
Cereales: de desayuno, integrales (40 g) o pan integral (60 g).
Lácteos: leche (200 mi), yogur (1 unidad) o queso fresco desnatado (30 g).




Los cereales de desayuno pueden ser una trampa porque algunos contienen grandes cantidades de azúcar. Se dará cuenta si lee y compara su información nutricional. No se deje engañar por los reclamos publicitarios.
No abuse de los zumos, sobre todo si son industriales, que llevan menos fibra que la fruta entera.
Si suele tomar pan con aceite de oliva, no se pase con el aceite en otras comidas.
Se recomienda tomar un alimento rico en hidratos de carbono (arroz, pasta, patata o legumbre) con verdura (cocinada o en forma de ensalada), pan integral y una fuente de proteínas (carne, pescado o huevo). El postre puede ser un lácteo o una fruta si no ha tomado ensalada.

Otros detalles a tener en cuenta

Para variar los menús, hay muchas formas de preparar las verduras sin añadir calorías: hervidas, en sopa, a la plancha… Fuera de temporada, puede recurrir a las conservas.
Para conservar las vitaminas de las verduras no las deje en remojo y cocínelas al vapor o en olla a presión.
La carne, mejor magra, de conejo o aves como pollo o pavo. Si es de ternera o cerdo, solo el lomo y el solomillo (quitándole la grasa exterior). El resto de piezas de ternera o cerdo, y el cordero son más grasas, evítelas. De vez en cuando, hígado fresco. Pero limite la ingesta de embutidos y patés.

La carne y el pescado, mejor a la plancha, asados o en papillote y con poco aceite.
Ahora que ha terminado el verano, es posible que se esté planteando hacer dieta. Los desajustes tanto en los horarios como en el tipo y cantidad de alimentos que se toman en las vacaciones suelen ser los responsables de los kilos de más que señala la báscula en otoño.
Pero, además de hacer una dieta puntualmente, es importante adoptar unos buenos hábitos. No se trata tanto de ir restando calorías sino de conseguir una ingesta equilibrada y completa de todos los grupos de alimentos necesarios para nuestro organismo. Tres comidas principales y dos pequeños tentempiés, que ayudan a mantener un buen nivel de energía, son el plan ideal a seguir cada día y, por supuesto, aumentar la actividad física: subir las escaleras, ir a pie…

No conviene perder más de medio kilo a la semana

No todas las dietas sirven para todo el mundo. Un buen régimen, si no se adapta a las necesidades de horarios, gustos y posibilidades económicas del interesado, no dará resultado.




A la hora de elegir una dieta de adelgazamiento lo primero que se debe tener en cuenta son las características de la persona y el tipo de actividad profesional (sedentaria o no) y física que desarrolla. Por ejemplo, una mujer con una actividad física moderada consume unas 2.000 kilocalorías (kcal) al día. Si quiere perder peso es suficiente con bajar su ingesta a 1.500 kcal diarias.
Sigue estos consejos y tendrás siempre la salud en su estado más óptimo.

Leave a Reply

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE