Como me he curado de gastritis y reflujo con dieta cruda y el caldo depurativo

Como me he curado de gastritis crónica y reflujo gástrico, después de más de 10 años de padecerlo

Cada día me despertaba deseoso de comer algo por el dolor de estomago, pero luego, la comida para mi era un experimento desagradable, tenía ardores a poco tiempo después de comer, quemazones en el pecho y dolor de estomago. He ido al médico y me ha recetado el famoso omeprazol. Me lo tomaba consciente y deseoso de tener una vida normal. Algún día decidía no tomarlo y enseguida empezaban los ardores, los reflujos, el malestar general…He realizado que el medicamento solo tapaba ¨el fuego¨ , no lo apagaba. Sufría de gastritis crónica y reflujo gastroesofagico.
Y pasaba el tiempo… más de 10 años con el mismo problema sin resolver, siguiendo los únicos consejos médicos, la de tomar protectores gástricos y hacer dieta que incluya también el no comer las frutas crudas ,sino cocidas, excepto siendo el plátano, que se podía comer crudo. Intentaba tener siempre en el bolsillo mi medicación, también en el trabajo, en el coche…

Nada me funcionaba bien, seguía igual, los ardores no me dejaban dormir, durante la noche la comida de repente me llenaba la boca y…mi vida empeoro tanto, que hace casi dos años atrás he decidido seguir el otro consejo medico, el de operarme. Pero Dios ha tenido misericordia de mi…y a poco tiempo antes de operarme, he conocido un nutricionista que me ayudo a curarme con los alimentos vegetales.

Me dijo que en el primes mes de tratamiento, debía comer todas las frutas crudas ,bajo forma de ensaladas y…me prohibía el platano (era al revés de lo que los médicos me decían). Pensaba que me quiere matar. ¿Como puedo comer manzana cruda, cuando sabia que me hace daño? O la naranja? Sin cocerlas previamente? Me parecía todo un atentado a mi salud.




Pero mi cuñada me ha tranquilizado enseguida, llevaba el mismo problema que yo y ademas hacía el mismo tratamiento y sorprendente, ¡ya no tomaba protector gástrico y comía de todo! Ella era la que me había recomendado al nutricionista maravilloso!

El secreto era en el caldo depurativo

Todo el secreto en el tratamiento era beber una taza de caldo depurativo en cual añadía el zumo recién exprimido de un limón, con una hora antes de las tres comidas principales del día: desayuno(8 de la mañana), comida( 14 de la tarde) y cena (8 de la tarde). El caldo para un día de tratamiento, lo preparaba de unos ingredientes muy baratos y a manos de cualquiera: una cebolla mediana, una rama de apio verde (del manojo rompía una rama con sus hojas verdes), 3 hojas del repollo o col ( las quitaba enteras) y un poco de sal.

En un litro de agua a punto de hervir, añadía la cebolla despellejada y cortada en cruz, la rama de apio lavada y cortada en 3-4 trozos, y las 3 hojas de col limpias y rotas un poco en mis manos, añadiendo la sal y dejaba 30 minutos a fuego lento. Después de los 30 minutos, apagaba el fuego y lo mas rápido posible filtraba el caldo resultado, tirando toda la verdura a la basura (no la usaba). Resultaban unos aproximadamente 850 ml de caldo que los servía en una taza de aprox 250-300 ml, con una hora antes de cada comida principal, en total 3 tazas a lo largo del día. El caldo se podía servir caliente o frió según mi deseo, añadiendo en la taza el zumo de un limón recién exprimido. Quiero decir que al día debía consumir 3 limones, uno para cada taza de caldo. El resto del caldo, después de enfriarse, lo guardaba en el frigorífico.

El desayuno era formado por una ensalada de frutas , máximo 3 piezas a elegir, de preferencia frutas del tiempo y siempre tenia que variarlas. Podía comer : naranjas, peras, manzanas, ciruelas, papaya, uvas, piña, mango, melocotón, fresas, moras, vamos…toda la fruta, excepto el plátano (o banana) que era prohibido el primer mes de tratamiento. Me las comía con dos-tres rebanadas de pan integral dextrinado (me lo compraba del herbolario).

La comida era formada de un primer plato que el primer mes era formado de ensalada de verduras (máximo 3-4 verduras a elegir y variar cada día), en cual añadía un poco de aceite de oliva virgen extra y un poco de sal. Las verduras, ideales eran del tiempo y lo mas frescas posibles, podría comer todo lo que me apetecía: tomate, pepino, cebolla, remolacha, zanahoria, pimiento, rábanos, lechuga, coliflor, broccoli, ajo, etc. Las mezclaba, añadía un poco de sal y aceite de oliva y con unos 2-3 rebanadas de pan dextrinado, me los comía con mucho placer. Como postre, debía elegir entre 10-12 almendras crudas o 4-5 nueces.

La cena era a elegir entre una ensalada de frutas o de verduras, en menos cantidad y con 1-2 rebanadas de pan integral dextrinado en caso de elegir la de frutas, evitando de esta forma la fermentación durante la noche. Cabe destacar que a las dos hora despues de cada comida, debía beber dos vasos de agua, tanto que en toda la mañana llegaba a beber en total 4-5 vasos de agua y uno antes de dormir.

Me daba cuenta que el caldo depurativo con el limón recién exprimido bebido una hora antes de comer, preparaba de modo maravilloso mi estomago, para recibir los alimentos crudos y sanos, sin tener ninguna molestia. Ha pasado el primer día, el segundo y el tercero…y el estomago ya no me molestaba y no me pedía mi protector de siempre. Algo maravilloso empezaba a ocurrir.

El cuarto día he tenido un momento de susto, dado que he tenido una falsa diarrea (al llamar al nutricionista, me dijo que era falsa y representaba solo las impurezas limpiadas de mi hígado, vesícula e intestinos). Tanta basura acumulada en mi cuerpo… era algo increíble.

He seguido con este tratamiento durante 3 semanas, para que la cuarta semana me dijo que hay que hacer una pausa en beber el caldo depurativo, pero seguir con las comidas pautadas. No se imagina que alegría tenía con cada día que pasaba y no tenía necesidad de tomar ninguna medicación, ni me molestaba el estomago, ni reflujos, ni ardores…

He realizado que bendición recibe nuestro cuerpo cuando comemos alimentos crudos, llenos de vitaminas, fibras y oxigeno. Si, exacto, oxigeno, dado que nos comemos la planta verde y viva, comemos su vida y nos llenamos de vigor. Es una forma maravillosa de nutrir y ademas oxigenar nuestras células, fortaleciendo la inmunidad de nuestro organismo. He descubierto que los vegetales inducen en nuestras células y nuestra sangre, un medio alcalino, de esta manera, nuestro organismo estará siempre lejos de enfermedades y además del cáncer, que ama la acidez.

He recordado lo estudiado en la carrera de biología y también de enfermería, que nuestra célula tiene un ph de 6,5. Nuestros profesores nos hablaban de como en nuestro cuerpo, aparecen las células anaerobias (sin oxigeno), que nos confieren la sensación de cansancio y agotamiento. Parece que nuestro estilo de vida y de alimentación, pueden rebajar o mantener el ph normal de la célula. Cuando el ph llega a niveles inferiores, hasta el valor de 5,5, la célula se vuelve muy ácida y expulsa el oxigeno de su interior. Interesante, no? Hasta aquí , pueden decir que no pasa nada , porque nuestro cuerpo tiene mecanismos de defensa y…así es. Cuando el ph tanto de la célula, como de la sangre baja a limites de crisis, nuestro organismo suelta calcio en la circulación, con efectos de alcalinidad rápida y…uff! el peligro ha pasado. Pero el calcio utilizado se ha extraído de nuestros huesos, decalcificandolos con el tiempo, apareciendo de modo precoz la osteoporosis. Además, el calcio residual, resultado después de alcalinizar nuestro cuerpo, llega a nuestros riñones, formando los cálculos renales, que muchos lo padecen.

Alimentos que acidifican o alcalinizan nuestro cuerpo

¿Que alimentos acidifican nuestro cuerpo? Todo alimento de origen animal (grasa, carne, huevos, leche), ademas los productos semipreparados del mercado, embutidos, snacks, bebidas gaseosas y enlatadas, comida rápida, incluso cualquier vegetal cocinado se vuelve ácido, dado que la preparación térmica expulsa el oxigeno de la planta, no hablo de las perdidas de muchas vitaminas y nutrientes por cocinarlos. Por ejemplo, las bebidas gaseosas a base de cola, pueden tener un ph entre 2 y 3, es decir muy ácido. El azúcar refinado puede tener un ph asombroso, alrededor de 2.1, ser considerado uno de los alimentos mas acidifiantes y culpable de muchas enfermedades.

Los alimentos que alcalinizan nuestro organismo: todo vegetal crudo (frutas, verduras, semillas, nueces, frutos secos o deshidratados). Los cereales integrales son ligeramente ácidas pero muy bien toleradas de nuestro organismo. Las almendras crudas o el limón tienen un efecto alcalinizante muy fuerte una vez llegados en nuestro organismo.

Como he bajado de peso de modo sano

¿Seguramente se preguntan que habrá pasado conmigo después de un mes con este estilo de vida saludable? Pues, a mis 1,93m altura, tenía unos 103 kilos, es decir tenía mucha grasa, he bajado a 98 kilos el primer mes, el segundo mes a 94 y el tercer mes a 93 kilos. Era increíble, me sentía fenomenal y había conseguido bajar de peso, comiendo muy sano.

Me gustaría aclarar que después del primer mes, mi dieta ha variado poco a poco, incluyendo también alimentos cocinados, tipo legumbres, aunque no eran tan necesarios, dado que las 10-12 almendras o nueces contienen mucha proteína de muy buena calidad, ademas ácidos esenciales omega tan necesarios para nuestro cerebro. El tercer mes, mi dieta se ha vuelto muy variada , incluyendo también el yogur natural, cuajada o queso fresco, sopas de legumbres con verduras, pero manteniendo en un porcentaje de 90% la dieta inicial.




Llevo más de un año sin ardores y molestias, tengo una resistencia física increíble y gozo de una salud estupenda, para poder ejercer en condiciones mi profesión de padre y esposo dedicado. Si conoces a alguien que necesita estos consejos, comparte este articulo. A mi me ha costado dinero, pero sé que se sufre mucho y lo quiero ofrecer a todos los necesitados, de modo gratuito.
Espero que mi testimonio le ha sido de gran ayuda y le deseo mucha salud.

Autor: Emanuel Cosma

 

 

8 Comments

Leave a Reply

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE