El problema de la situación actual de la salud

Ante la falta de recursos, hay ocasiones en las que no queda otro remedio que pedir prestado el dinero para hacerse una endodoncia, comprarse unas gafas, recibir cirugía ortopédica o financiar cualquiera de los tratamientos insuficientemente cubiertos por la sanidad pública.




Es lo que ha hecho, al menos una vez en su vida, el 15 % de encuestados. Y lo que hubiera requerido en algún momento otro 12%, aunque al final no lo hiciera. La familia principalmente (58%), pero también las entidades bancarias (21%) son las fuentes principales de crédito. Las cantidades concedidas varían mucho según el tratamiento que se precise. La media en los últimos 12 meses entre quienes solicitaron un préstamo fue de 3.230 euros.

Los datos dejan así claro que se está acusando una situación de desigualdad en la que muchas personas en nuestro país se ven privadas de acceder a servicios esenciales de salud por falta de medios.

Aumentar el catálogo de prestaciones del Sistema Nacional de Salud sería la solución más deseable, aunque parece complicada en un sistema que en los últimos años ha conocido fuertes recortes.
Tenemos que tener presente un pequeño detalle y es que las administraciones no realizan estos tipos de recortes porque se algo que quiera; sino más bien porque es que no existe otra solución para que el sistema sea viable. Piensa que en los últimos años hemos visto como la esperanza de vida ha aumentado mucho.
Pero no sólo eso, sino que debido a la incesante crisis económica, la natalidad se ha visto reducida.
¿Qué tenemos aquí? Una población mucho más envejecida. Las personas cada vez viven más y necesitan más recursos para mantenerse; y a la vez nacen en los niños. Se trata de una situación que, en principio, es inviable si no se toman algunas medidas que puedan parecer drásticas desde un principio.

Algunas medidas para solucionar la situación

Para afrontar nuevas prestaciones, aplicar algunas medidas de racionalización del gasto sanitario en las que venimos insistiendo desde hace tiempo -como la financiación selectiva de tratamientos y tecnologías basadas en criterios de coste- efectividad o una mayor transparencia en la rendición de cuentas de los gastos hospitalarios- permitiría ahorrar y destinar recursos a sufragar estos programas. E intervenir antes de que ciertos problemas de salud se agraven por desatención, con el coste que eso comporta, o atajar el alto absentismo que a la postre provoca no disponer de dinero para tratarse también redundaría en la eficiencia del sistema.
Como ya te hemos comentado, se trata de una situación bastante complicada a la que habrá que ir buscándole la solución de forma progresiva. Si no se actúa desde ya mismo, en el futuro lo vamos a pasar bastante mal ante la escasez de recursos.




El ámbito de la salud se encuentra en un momento muy complicado; todo indica a que poco a poco empezará a mejorar aunque todavía tenemos que esperar un tiempo hasta que se vea completamente restaurado.

Leave a Reply

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE