Los desodorantes y sus efectos sobre nuestra salud

antitranspirante o desodorante

el efecto de los antitranspirantes en la salud

No te abandonan pero dejan huella

El desodorante ya es casi imprescindible en nuestra higiene diaria. Casi todos los que hemos analizado cumplen aunque algunos dejan demasiados rastros en la ropa.




En el laboratorio comprobamos su eficacia como desodorantes y antitranspirantes y si dejan cercos en prendas oscuras. También revisamos sus etiquetas y un grupo de voluntarios valoró sus propiedades cosméticas y la eficacia que percibía.

El sudor es algo natural que sirve para regular la temperatura corporal y equilibrar las sales del organismo. En principio es inodoro, pero se descompone por la acción de las bacterias de la piel y da lugar a otros compuestos que sí huelen. Por eso, cuando es excesivo, queremos a toda costa disimular no solo su olor sino también las desagradables manchas de humedad que deja en la ropa. Y si la simple limpieza con agua y jabón no sirve para controlarlo, intentamos eliminarlo o camuflarlo.

Ahí es donde entra en juego la aplicación del desodorante, que casi todo el mundo tiene ya incorporado a sus hábitos de higiene diaria. Pero… ¿es lo mismo desodorante y antitranspirante? Aunque solemos utilizar el término desodorante en general, en realidad se trata de dos productos diferentes y esta información debería facilitarse claramente al consumidor. El primero actúa enmascarando el mal olor o reduciendo las bacterias que lo causan. El segundo disminuye la cantidad de sudor, inhibiendo en mayor o menor medida la actividad de las glándulas sudoríparas.

Para que funcionen, estos productos llevan todo un cóctel de ingredientes. Una sustancia con propiedades desodorantes por ejemplo, el alcohol, que elimina o controla el crecimiento de las bacterias. La utilidad de otros ingredientes como el triclosán está cuestionada y ya pocos productos lo llevan (en nuestro análisis, solo Bonté).
Otros compuestos que despiertan recelo son las sales de aluminio {aluminium chlorohydraté) y zirconio, cuya función es reducir la producción de sudor y que están presentes en los antitranspirantes. Las sales de aluminio se han relacionado con problemas de salud como el cáncer de mama o el alzheimer y se ha llegado a apuntar que actúan como disyuntores endocrinos, pero nada de esto ha sido demostrado. Si por precaución quiere limitar la exposición a ellas, lave las axilas antes de acostarse y no aplique antitranspirante después de depilarse.

No aplique el antitranspirante sobre una piel recién depilada o dañada

Entre los ingredientes también encontramos talco para absorber la humedad y fragancias sintéticas o naturales que enmascaran el olor y a veces causan alergias en personas sensibles. Las naturales, que suelen ser aceites esenciales, pueden tener un ligero efecto antibacteriano.




Completan la receta algunos conservantes (ausentes en los espráis), acondicionadores de la piel y emolientes (como siliconas, glicerina y parafinas), encargados de suavizarla e hidratarla y que evitan que tanto la piel como el producto se resequen.
Algunas personas utilizan cualquier tipo de desodorante… Pero esto es un error; nosotros te recomendamos que siempre utilices uno que sea plenamente respetuoso con tu piel.

Leave a Reply

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE